Escándalo de malversación de fondos en Casinos de Mendoza – Argentina

Escándalo de malversación de fondos en Casinos de Mendoza – Argentina

Escándalo de malversación de fondos en Casinos de Mendoza – Argentina

En la provincia de Mendoza en el sudamericano país de Argentina una reciente ley ha impuesto el cobro por entrada a los casinos cuyos fondos son para fines solidarios. Este cobro no se ha hecho y la denuncia ha salido a la luz en contra de Nidia E. Martini, Presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos.

Regulación de casinos

En épocas en que los casinos, las apuestas y los juegos de azar son legales siempre y cuando estén reguladas por una entidad estatal como es el caso del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de la Provincia de Mendoza, se disponen ciertos cobros e impuestos que son destinados para distintos fines en beneficio de la comunidad primando la salud por encima de todo. Es decir todos los fondos recaudados tienen un destino específico y ese orden radica el buen funcionamiento de la entidad reguladora.

La ley, la rentabilidad y la denuncia

Resulta que mediante la ley 8383 se establece un cobro por ingreso a los casinos (tanto estatales como privados) de 4 pesos argentinos (un equivalente a 0,89 dólares). Dicho fondo esta destinado a la construcción de salas de 4 años (guarderías infantiles). Este cobro no se ha realizado y la entrada a los casinos sigue siendo libre. Pese a que el Instituto Provincial de Juegos y Casinos esta desembolsando el monto equivalente para dichos fines, la denuncia es por utilizar los fondos de un propósito a otro y por incumplir la ley impuesta.

Por un lado, el tema es más complejo de lo que pensamos ya que la denuncia pudo haberse hecho durante la gestión anterior. Por parte de la presidenta del Instituto, ella argumenta que no ha ejecutado la ley mencionada ya que ponerlo en marcha le demandaría más de lo que se pretende recaudar mensualmente. Por otro lado esta ley no les conviene a los casinos ya que gran parte de sus clientes son aquellos que juegan en tragamonedas y cobrarles la entrada reduciría de un 40 a un 20 % sus ingresos.